La tierra de “EMPEZAR OTRA VEZ” :

Esta es la historia de .. Bueno, no es tan importante decir el nombre en este momento. Lo importante es lo sucedido en la vida de esta mujer, lo cual nos enseña algo a todos.

Niñez: Digamos que como en cualquier vida, se comienza feliz, no conociendo maldad, y recibiendo solo amor de los padres. Pero, como cosa del “destino”, la tragedia golpeo esta familia en un día cualquiera de la semana.

Todos sabemos que la muerte no pide documentos, ni tampoco pregunta fechas. Y  esta niña, se quedó sin sus padres, huérfana a temprana edad. Lo cual hizo que rápidamente fuera dada en adopción, ya que no tenía familiares cercanos.

Pero la tragedia en su vida, iba a ser su mejor aliada. En su adolescencia, comenzó a desarrollarse, y el padre que estaba teniéndola en su cuidado ya no la miraba con los mismos ojos inocentes con los que la miraba cuando ella había llegado a su hogar.

Y ya es historia  conocida lo que sucedió al poco tiempo.. Un día el entro mientras ella dormía, y se llevó su inocencia para nunca más dejarla regresar.

Ella lloraba, no sabía que había pasado, no sabía quién era ni donde estaba. A partir de ese momento dejo de vivir, y solo comenzó a existir. A quien iba a contarle? Quien iba a creerle que la persona que supuestamente la amo y la hizo parte de su familia, ahora era quien había abusado de ella?

Pero esta historia trágica no termino ahí. En realidad, creo que nunca iba a terminar, porque o tenía que ocurrir un milagro en su vida, o ella iba a terminar suicidándose.

El odio, el rencor, la tristeza, la angustia, era lo que llevaba escrito cada gota que caía de su corazón desangrado. Y así iba por la vida.

Pensó que estar con hombres era lo correcto, y mientras mayor edad tenían, más creía estar satisfecha. Su lema de vida comenzó a ser: “SEXO POR DINERO”.

Pero aclaro, ella no pasaba los 16 años todavía.

Esta adolescente, casi llegando a su juventud, vivía en un lugar que prácticamente estaba gobernado por leyes  antiguas, las cuales la religión organizada de ese entonces, avalaba.

Conoció a un joven empresario. Este le ofreció una vida de lujos, y dinero. Se casaron y fueron.. Bueno, la felicidad se las debo.

Creen que ella lo amaba? No. Era un techo y comida seguro que tenia. Un lugar donde estar cuando por las noches llovia y hacia frio.

Pasaron los años, y ella tenía alrededor de los 27 años. Y déjenme decirles que para ese entonces, los golpes en su matrimonio era el plato principal. Creen que ella sentía dolor? Por supuesto que no. Creo que ella hasta sentía que se lo merecía.

En fin, vamos a lo importante. Esto sucedió una tarde. Haciendo sus caminatas nocturnas, se encontró con un hombre apuesto y elegante, que luego de desplegar su poca hombría y su falta de experiencia en tratar a las mujeres, se acostó con ella en la cama.

Lo que ella no sabía, es que este no era un cliente más. Era alguien contratado por algunos rabinos, que estaban enojados con otro rabino que los estaba estorbando. Parecía una simple pelea chismosa de barrio. Estos, lo habían contratado para que se acueste con esta prostituta (La cual, para ese entonces, era conocida por muchos), para así poder sorprenderla en el acto mismo de adulterio, engañando a su “pobre” esposo.

Y quiero contarles un detalle. El castigo que dictaban estas leyes antiguas que ejercían estos rabinos era el siguiente: “«Si un hombre cometiere adulterio con la mujer de su prójimo, el adúltero y la adúltera indefectiblemente serán muertos.”

Asi que entraron en el lugar que ella estaba, y la arrastraron, dejándola que solo agarre su ropa y ni siquiera se la ponga. Ella lloraba y gritaba, pero entremos por unos instantes en sus pensamientos:

“Un hombre me arruino la vida, y un hombre hace que me la quiten a la vida del todo.”

“Quisiera volver a ser la niña inocente. Si tan solo ellos me dejaran explicarles que no quise ser quien soy, la vida me empujo a ser asi.”

“Quisiera otra oportunidad. Aunque ya es demasiado tarde. Me voy a morir y tal vez, reencontrarme con mis padres.”

Sus pensamientos hicieron silencio cuando llegaron a destino. Ella levanto la vista, y vio a un hombre de ojos amables al frente suyo. Serio, pero amable.

Una discusión comenzó, y lo único que ella pudo escuchar fue:

-«Maestro, esta mujer fue sorprendida en el acto de adulterio. La ley de Moisés manda apedrearla, ¿tú qué dices?» (San Juan 8:4,5)

Ella miraba a toda la gente que tenia alrededor, y las miradas parecían clavarse en su pecho. Pero el rabino que tenía  frente suyo, no respondía. Estaba inclinado y pasando su dedo por la tierra.

Hasta que se levantó y les respondió:

-«¡Muy bien, pero el que nunca haya pecado que tire la primera piedra!». (San Juan 8:7)

Y se volvió a inclinar, y siguió escribiendo en la tierra con su dedo.

La muchacha no entendía nada. Estaba en el medio de una discusión religiosa, de la cual ella había sido víctima de un engaño. Pero lo peor, era que ella no podía defenderse. Nadie le pidió opinión alguna… Ah, y la apedreada iba a ser solo ella. El hombre por supuesto que no.

Lo sorprendente fue lo que ocurrió en ese momento.

“Al oír eso, los acusadores se fueron retirando uno tras otro, comenzando por los de más edad, hasta que quedaron sólo Jesús y la mujer en medio de la multitud.” (San Juan 8:9)

Silencio.

Habían quedado solos el hombre de ojos amables, y la prostituta repudiada por todos. Habían quedado solos, una gran miseria, y una gran misericordia, diría San Agustín.

De repente este rabino completamente desconocido para ella se acercó lentamente, y sin preguntarle su nombre, tampoco edad, sin importarle su pasado, al contrario, mostrando interés en su futuro, le dijo:

“-¿Dónde están los que te acusaban? ¿Ni uno de ellos te condenó?” (San Juan 8:10)

Ella dijo:

-“Ni uno, Señor”.  (San Juan 8:11)

El:

«Entonces, Yo tampoco te voy a sentenciar ahora. Ve, y empieza tu vida de nuevo, y no peques más.» (San Juan 8:11)

Al comienzo de este relato, te dije que no era importante mencionar el nombre. Porque al ser algo ficticio (Excepto la parte bíblica), esta persona se puede llamar como vos, como yo, o como cualquiera que conozcas que la vida también lo golpeo, y lo arrastro.

Alguien dijo una vez:

«¡Como desearía que hubiera algún lugar encantado, que se llamara la Tierra de Empezar Otra Vez, en la que al llegar a la entrada, nos despojáramos de todos nuestros errores y dolores, e inútiles angustias egoístas, como el que se quita el abrigo viejo y pesado y frío de la lluvia, para no ponérnoslo nunca jamás!»

Y sí. Existe ese lugar. Que no necesariamente se llama Narnia (Por si lo estabas pensando).

Es un lugar que no es físico. Creo que ni siquiera lo podemos ver. Pero es el mejor lugar adonde podemos llegar arrastrados, cuando la vida nos golpea. Y es a los pies de Jesús, tal como la mujer del relato.

Porque Jesús hablaba el Evangelio de las segundas oportunidades. En el hay una segunda oportunidad, para así dejar de existir y comenzar a vivir.

En Jesús tenemos el Evangelio de la segunda oportunidad. Él está siempre interesado, no sólo en lo que una persona ha sido, sino en lo que puede llegar a ser.

Él no dice que lo que hemos hecho no importa; las leyes y los corazones quebrantados siempre importan; pero Él está seguro de que todos tenemos un futuro tanto como un pasado.

Que la culpa no te limite. Que el rencor en tu corazón no te estorbe. Que la depresión no te encierre. En Jesús hay una segunda oportunidad.

Quizás la vida te arrastro, como a muchos de nosotros, y tuviste que pasar por momentos duros en tu vida, los cuales quisieras borrarlos de tu memoria para siempre. Y esto te hizo endurecer tu corazón, al punto de no creer en nadie, ni siquiera en vos mismo. Te impide amar. Te impide expresarte.

No va a ser fácil, pero te doy mi palabra, que si hoy le crees a Jesus, nada va a volver a ser lo mismo.

No lo olvides. La vida te puede estar golpeando, y quizás nada es como cuando soñabas de niño. Pero si vas a bajar los brazos, y si ves que la vida te esta apretando fuerte los brazos, arrastrándote hacia la depresión, la angustia, el pánico, la ansiedad, la venganza, la pobreza, el rechazo o cualquier situación que tengas en mente… ELEGI SER ARRASTRADO HACIA LOS PIES DE JESUS.

Porque él está en la puerta de la tierra llamada “EMPEZAR OTRA VEZ”, pero no obliga a nadie a entrar. Y uno de los requisitos, es soltar todo lo que está dañándote a vos mismo.

Si, leíste bien, vas a tener que soltar esa mochila. Yo se que te gusta abrirla y darle una miradita a lo que te hizo mal hace mucho tiempo, pero no podes ser masoquista toda la vida.

Pensalo.

Créelo.

Hoy Jesús te dice: “EMPEZA TU VIDA DE NUEVO. YO TE AYUDO”.

Advertisements

2 comments

  1. tinteroypincel · March 12, 2015

    Me gusto que traigas aquí esta magnifica lección de Jesus…, gracias. Y gracias también por visitar y seguir el blog. Bienvenido. Saludos desde España.

  2. Jony Lopez · March 12, 2015

    Saludos desde Argentina!

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s