“Miedo: La fe del infierno”

Recuerdo que al cumplir 18 años comencé a trabajar en una fábrica de calzados. Los primeros días los disfrutaba, creía que estaba en el mejor trabajo.

Pero, pasadas algunas semanas, en una conversación con una compañera de trabajo, algo hizo un “clic” en mi cabeza. Ella me dijo: “Vos tenes que cuidar este trabajo!! Podes quedar fijo acá. Yo trabajo desde los 18 años también, y tengo 58.”

Automáticamente, desde adentro mío salió la respuesta: “No pienso morir acá adentro.”

Por 40 años esta mujer estuvo en el mismo trabajo, en el mismo horario, sin ver el sol de la mañana, de lunes a viernes.

Obviamente, seguro vas a decirme: Y, pero tenía que trabajar.

O tal vez me digas: Hay que ir por lo seguro.

Pero yo me pregunto: No tenía ningún sueño? Nunca se preguntó si había algo más que solo trabajar, salir, y volver al otro día al mismo horario?

Señoras y señores, me niego a vivir rutinariamente. Me niego a existir solo viviendo el sueño de otro (En este caso, del jefe de aquel entonces). Me niego a no vivir al máximo la vida, disfrutando del propósito para el cual Dios me hizo nacer en esta tierra.

Y escribo esto, porque lamentablemente, hay una serpiente invisible, que muerde un veneno mortal, el cual deja paralizado a toda aquella persona que apenas piensa en vivir su propio sueño.

Les presento a: EL MIEDO.

Se puede presentar de muchas formas, pero lo que produce es algo universal:

-Frustración, estancamiento, sueños no realizados, amargura, tristeza, vacío emocional.

Y sus consecuencias son:

-Vidas infelices, vidas sin encontrar el sentido de la vida y la existencia, sonrisas huecas.

En fin, vidas fingidas, envueltas en una cárcel llamada RUTINA. Lo más triste, es que la puerta está abierta, pero el MIEDO esta como guardián y nos impide salir de ahí.

Encontré hace poco esta nota, es muy interesante:

La terapeuta Bronnie Ware, de Nueva Gales del Sr (Australia), cuidó durante gran parte de su carrera a una gran cantidad de enfermos terminales, a quienes acompañó desde doce semanas antes de la fecha de su inevitable final.

A raíz de esa fuerte experiencia, la mujer realizó una lista de las cinco cosas de las cuales más se arrepiente la gente antes de morir. Esta es la lista:

 1- Ojalá me hubiese permitido ser feliz más seguido. “Este pensamiento es uno de los más comunes. Mucha gente no se da cuenta que la felicidad es una decisión. Viven siguiendo patrones y hábitos viejos. El miedo al cambio hizo que se mostraran contentos con sus vidas, cuando en realidad deseaban volver a reírse con ganas”.

 2- Desearía haber mantenido el contacto con mis amigos. “Muchas personas no se percatan de cuánto necesitan a sus viejos amigos hasta que llegan a sus últimas semanas de vida, y entonces es difícil encontrarlos. La gente se concentra tanto en el trajín diario que dejan ir amistades muy valiosas”

 3- Ojalá hubiese tenido el coraje para expresar mis sentimientos. “La gente esconde sus verdaderos sentimientos para mantener la paz con otros. Como resultado, tienden a tener existencias mediocres y nunca llegan a ser quienes realmente deben ser. Muchos pacientes contrajeron enfermedades provocadas por el resentimiento y la amargura”.

 4- Ojalá no hubiese trabajado tanto. “Este fue el comentario de cada paciente masculino que tuve. Sentían haberse pedido la infancia de sus hijos y la compañía de sus cónyuges. Las mujeres también mencionaban esto, pero la mayoría de mis pacientes fueron parte de una generación en la que les tocaba ganar el pan sólo a ellos”.

 5- Ojalá hubiese tenido el coraje de vivir la vida a mi manera, no de acuerdo a las expectativas de otros. “Este es el comentario más repetido. Cuando la gente está próxima a morir y reflexionan sobre sus vidas, se dan cuenta de que no cumplieron muchos de sus sueños. Ni siquiera la mitad, y todo por las decisiones que habían tomado”.

No quiero lograr con esto que escribí, que mañana renuncies a tu trabajo, o tires todo lo que estas haciendo para ir corriendo tras tu sueño, emprendiendo tus objetivos con fe, ya que nadie lo va a hacer por vos…. O tal vez si. PERO RENUNCIA AL MIEDO QUE TE PARALIZA!!! NEGATE A LA RUTINA, A LA VIDA MEDIOCRE Y SIN SENTIDO!!

Al fin y al cabo, soy de los que creen que Dios nos trajo con un destino a la vida, el cual desde el momento que lo descubrimos, nos vamos a sentir plenos, felices y realizados, aun si eso nos cuesta horas de trabajo y un tiempo breve de vivir bajo la rutina.

Lo que estas haciendo, si no es tu sueño, debería tomarse como algo momentáneo. Deberías tomarlo como un trampolín que te va a impulsar hacia lo que estas proyectando en tu corazón.

Pensalo.

Que Dios te bendiga, y no dejes que el tiempo te persiga, pisando tus talones, haciéndote tomar decisiones apresuradas para seguir paralizado por el miedo, la cual considero que es la “fe” del infierno.

Tene fe, pero la que viene de Dios, la que esta basada en las promesas de la biblia.

Salmo 139:13-18: “Tú creaste las delicadas partes internas de mi cuerpo y me entretejiste en el vientre de mi madre. ¡Gracias por hacerme tan maravillosamente complejo! Tu fino trabajo es maravilloso, lo sé muy bien. Tú me observabas mientras iba cobrando forma en secreto, mientras se entretejían mis partes en la oscuridad de la matriz. Me viste antes de que naciera. Cada día de mi vida estaba registrado en tu libro. Cada momento fue diseñado antes de que un solo día pasara. Qué preciosos son tus pensamientos acerca de mí,* oh Dios. ¡No se pueden enumerar! Ni siquiera puedo contarlos; ¡suman más que los granos de la arena! Y cuando despierto, ¡todavía estás conmigo!”

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s