PALABRA DE CONOCIMIENTO – El don de la ultima hora. (Algo de lo que estamos aprendiendo)

(Este texto forma parte de un taller teórico y practico, que compartimos hace un tiempo)

“DIOS NOS AMA Y NOS CONOCE”

Ese es el punto de partida desde el cual vamos a comenzar a aprender acerca de este DON, este regalo del Espíritu Santo.

Esa es la verdad que implanta en nuestro ser, las palabras de conocimiento. DIOS TE CONOCE Y TE AMA.

Escuchar su propósito, sus planes, provoca un momento de asombro y adoración al Padre.

1 Corintios 14:1 ¡Que el amor sea su meta más alta! Pero también deberían desear las capacidades especiales que da el Espíritu, sobre todo la capacidad de profetizar.

Una palabra de conocimiento puede venir justo antes de una profecía, una sanidad o un milagro, ya que la palabra es muy específica o se encuentra muy en sintonía con lo que está ocurriendo en ese momento.

Buscar activar este don en nuestras vidas, nos ayuda a conocer los pensamientos de Dios, y esto cambia el lente a través del cual vemos a las personas.

Las palabras de conocimiento validan el amor de Dios por la gente, que tal vez otros no pueden verlo. Al conocer los pensamientos de Dios nos abre los ojos para ver cosas que nunca hubiéramos visto sin SU PERSPECTIVA.

Conocer su mente, sus pensamientos, su voz, es una práctica de vida. Va creciendo a medida que desarrollamos dependencia de Su Corazón, Su Voluntad. Teniendo una conexión real con El.

Lamentablemente todo lo relacionado con lo PROFETICO, está constantemente puesto bajo una lupa muy incisiva, que busca el mínimo error para catalogarlo de FALSO PROFETA Y APOSTATA a la persona que está transmitiendo lo que sintió que era del corazón de Dios.

Obviamente, a través de los años y ver tantas personas heridas, es entendible que la iglesia hoy haya levantado una muralla invisible contra este ministerio y lo referido a estos dones.

¿COMO PODEMOS CAMBIAR ESTO Y VOLVER A ENTENDER LO PROFETICO COMO SIMPLEMENTE EL ACTO DE ESCUCHAR LO QUE ESTA EN EL CORAZON DEL PADRE Y TRANSMITIRLO?

-Dejando de lado las afirmaciones absolutas:

Es fácil profetizar, acerca de algo que no esta sucediendo todavía. Conlleva menos riesgo y menos responsabilidad por el cumplimiento. (Siempre se le echo la culpa a la falta de fe del receptor de la profecía). Casi nadie se hace responsable de lo profetizado y le da seguimiento a lo dicho.

Al contrario de las palabras de conocimiento, cuando es incorrecta, la responsabilidad es instantánea.

 

-Estar abierto al error:

La meta de este don o ministerio, es AMAR A LAS PERSONAS Y MOSTRAR EL AMOR DE DIOS.

1 Pedro 4:8 Primero que cualquier otra cosa, amense entrañablemente entre vosotros; porque el amor cubre muchas faltas personales.

El amor ágape en la iglesia, nos permite crecer.

Y para participar en lo profético, debemos practicar y desarrollarlo con el uso.

¡¡¡Necesitamos dejar de decir: ¡¡¡DIOS ME DIJO o DIOS TE DICE!!!

Bajemos la apuesta y utilicemos otro lenguaje para lograr conectar a Dios con las personas, y no a las personas con nosotros mismos.

Aprendamos a pedir perdón. PERDON, ESTOY APRENDIENDO. GRACIAS POR DEJARME INTENTARLO.

Usemos lenguaje suave y hagamos preguntas. Ejemplo:

-Siento que MARZO puede ser un mes importante para vos. ¿Hay algo que ocurra en ese mes?

Esa pregunta, da espacio a la interacción y nos invita a ser parte del proceso. Si MARZO es el mes del cumpleaños de la persona, se va a sentir conocida por Dios y amada, de la misma forma que si le hubieses dicho…  “DIOS ME MUESTRA QUE TU CUMPLEAÑOS ES EN MARZO Y EL QUIERE DECIRTE ALGO.”

Cuando usamos un lenguaje profetico, corremos el riesgo de exagerar o de no conectar a la persona con el corazón de la palabra que Dios le quería dar. Las personas en esta época, necesitan sentirse parte de una conversación.

Otro ejemplo:

-DIOS ME DICE QUE TU MAMA TIENE CANCER

-Hay algún familiar con problemas de salud por el que puedo estar orando?

Seamos humildes.

 

FORMAS DE RECIBIR PALABRAS DE CONOCIMIENTO:

 

-Percepción interior:

Es cuando ‘se siente en el corazón’ la certeza de que Dios está actuando específicamente en algo concreto. Sentimos la certeza de la acción de Dios.

-Pensamientos rápidos:

(Palabras, números o frases) Es como una voz en nuestra mente. Cuando nos viene como una frase. Ej: “accidente automovilístico a los 8 años de edad ¿Significa algo esto? ¿Tiene algún sentido para vos?” No debemos quitar ni agregar nada al mensaje recibido.

 

-Imágenes mentales:

Son imágenes que se plasman en nuestra mente sin que la hayamos estado pensando anteriormente. Podemos percibir esta forma tanto con los ojos abiertos como con ellos cerrados.

-Molestia o dolor en el cuerpo:

Puede darse el caso de que sientas molestia o dolor en alguna parte de tu cuerpo. Es como si Dios nos permitiera sentir el dolor del otro para así ser canales suyos. Hay que aprender a discernir cuando estos dolores son nuestros o de otra persona. Generalmente hay que orar por sanidad luego de recibir estos dolores.

-Espontaneo e irrefrenable:

Es como las lenguas. No necesariamente esperábamos decirlas, simplemente salio. Tal vez para nosotros no tenga ningún sentido, pero si para la persona a la que estamos ministrando.

 

Espero que esta pequeña guia practica te sea útil, y puedas ponerlo en practica como lo estamos haciendo desde este lado. 🙂

Jony Lopez

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s